Skip Navigation Links
Inicio
Qué hacemos
Colabora
Álbum de fotos
     
Proyecto sacrificio cero Skip Navigation Links
Proyecto sacrificio cero

Esterilización Skip Navigation Links
Campaña esterilización
Ventajas esterilización

Adopciones Skip Navigation Links
Adopciones de PATAS
Santuario de abueletes
Adopciones de particulares
Felizmente adoptados

Perdidos/Encontrados Skip Navigation Links
Listado perdidos/encontrados
Qué hacer si hemos perdido un animal
Qué hacer si hemos encontrado un animal

Maltratados Skip Navigation Links
Qué hacer ante un caso de maltrato

Concursos y campañasSkip Navigation Links
Ver álbum 2010
Ver álbum 2012
Ver álbum 2013
Calendarios

Documentos
Skip Navigation Links
Superpoblación
Adopción
Tauromaquia
 
Cuidados del perro Skip Navigation Links
General
Educación
Vacunas y desparasitación
Alimentación

Política de privacidadSkip Navigation Links
Política de privacidad

Privado
Login

Zooplus
Si tus compras a zooplus las haces desde aquí ayudarás a nuestros perrines porque nos harán una pequeña donación
zooplus.es
Amazon
En Amazon tienes de todo, además si tus compras las haces desde este enlace nos darán una pequeña donación

Adopta un adulto
Se te rompe el corazon viendo un cachorro sin hogar, pero has pensado en adoptar un adulto?



Veterinarios colaboradores



4 RAZONES PARA ESTERILIZAR: 1. Ahorras molestias y dinero en el futuro (ruidos, manchas del celo y de orina, mejora el caracter, evitas escapismos) 2. Mejoras la salud del animal (HEMBRAS Evita las infecciones uterinas, piómetras, y los quistes ováricos, además de reducir la incidencia de tumores de mama *MACHOS Evita enfermedades, como afecciones de próstata y problemas en la piel) 3. Disminuyes la superpoblación, el maltrato, el abandono y el sacrificio 4. Disminuyes el gasto público en la gestión de los abandonos

Cuidados del perro - Educación

Los cachorros empiezan a controlar sus esfínteres a partir de las 4 semanas de vida. Su madre les enseña (entre otras cosas) a mantener limpio el nido, por lo que es importante que permanezcan a su lado hasta las 8-10 semanas de vida.

El cachorro tiende por tanto a alejarse de las zonas que usa para comer o dormir, al principio unos pocos metros, y según pasan las semanas, cada vez a mayor distancia. Por tanto, debemos aprovechar esa tendencia. Suele hacer pis cada vez que se despierta y después de un rato de juego. Olfatea el suelo unos instantes, lo que nos da una señal de aviso. En ese momento, cogerlo en brazos y llevarlo al lugar elegido, preferiblemente siempre el mismo, darle unos segundos y premiarle rápidamente mientras lo hace en ese sitio. Volver a llevarlo a casa en brazos.

No regañarle NUNCA por hacerlo en casa, ya que a menudo se hace a destiempo y mal, por lo que se enlentece el proceso de aprendizaje y confunde al animal. Calcular que la vejiga de un cachorro retiene orina entre dos y tres horas hasta los 3 meses, unas cuatro horas hasta los 4-5 meses, unas seis horas hasta los 6 meses, y a partir de ahí unas ocho horas (más en adultos). Esto significa que debemos llevarlo al lugar adecuado (preferiblemente en el exterior) cada poco tiempo según su edad. Si lo hace donde no debe, es problema nuestro por no haberle facilitado el acceso al lugar correcto cada pocas horas. Él no puede retener más horas la orina por mucho que le castiguemos.

Si se usan periódicos, tener en cuenta que muchos los utilizan para jugar (en consecuencia, es zona de estar, y luego no querrán mancharlos). Además, deben desplazarse unos metros cada semana en dirección a la puerta de la calle (siguiendo la tendencia natural del cachorro a alejarse de su zona de descanso y comida para orinar), y estar siempre lo bastante lejos de las zonas que el cachorro no va a ensuciar, o no los usará.

Si ha hecho pis en casa, recogerlo cuando no nos vea (que no considere que su orina nos llama la atención, evitaremos problemas en el futuro), y limpiar la zona con un detergente enzimático que elimine el olor (tipo Vanish Oxi Action). La lejía solo lo encubre (a nuestra nariz), el amoniaco lo potencia. Retirar las alfombras de toda la casa hasta que tenga unos seis meses, o las usará nada más llegar seguro. 

Nuestro cachorro empieza a aprender normas y hábitos desde el primer día que entra en casa. Por un lado por observación de su entorno, las personas y otros animales con los que convive, y por otro lado a base de “ensayo y error” (empiezan a presentar múltiples comportamientos para evaluar las consecuencias de los mismos), el cachorro aprende qué cosas puede hacer y cuáles no. Qué le proporciona beneficios y qué le supone problemas. Si somos cuidadosos desde el primer momento, lograremos enseñarle rápidamente y sin apenas esfuerzo buenas normas de convivencia.

Un problema frecuente es el de pedir en la mesa. El cachorro huele la comida, y como cachorro que es, pide. Dado que ya dispone de un alimento adecuado para él, no debemos ceder a sus llantos y llamadas de atención. Facilitar atención o comida a un perro cuando realiza un comportamiento molesto, implica reforzar ese comportamiento, que se repetirá con más frecuencia en el futuro, hasta llegar a ser muy difícil de eliminar. Si cuando pide, se le da, cada vez pedirá más, llegando al extremo de servirse él mismo de la mesa cuando su talla y agilidad lo permitan.

Lo evitaremos no dándole comida desde la mesa o mientras cocinamos. Si nos cuesta resistirnos, buscaremos un término medio: apartar un trozo de comida en el plato, que le daremos exclusivamente cuando hayamos terminado y vayamos a recoger la mesa. En pocas repeticiones, el perro asocia el recoger platos con su trozo de comida, y aprenderá a esperar paciente y sin molestar mientras la familia come.

A los perros les gusta pasear. Es una actividad muy necesaria, y no debe contemplarse como una “salida al servicio”. Andar es importante para su salud física y mental, y relacionarse con el entorno (olores, vistas, sonidos), otros animales y personas, fundamental, pues es un animal social y gregario. El momento del paseo es muy importante para cualquier perro, y debemos ser conscientes de ello y realizarlo adecuadamente desde el principio, para evitar asentar malos hábitos que conviertan la actividad en algo tan desagradable que nos lleve a evitar sacar al perro.

Hay que habituar al cachorro durante unos días al collar y correa, colocándoselo unos minutos sin ir a ningún sitio, y jugando con él mientras los lleva puestos. Sería ideal poder andar unos metros por el pasillo de casa o el jardín para que se acostumbre a seguirnos con la correa. Cuando se le saque por primera vez, contar con que su caminar será algo errático, y a menudo se resisten a la correa. No hacer nada, no arrastrarle ni enfadarse. Podemos esperar unos segundos a que se calme y se levante de nuevo, para continuar andando, o bien podemos animarle a seguirnos (sin tirar), dando unas palmadas en el muslo, ofreciéndole un juguete, o colocando una golosina frente a su morro para que la huela y ande unos pasos, luego se la daremos como premio por avanzar.

Una vez que vamos andando y el cachorro toma confianza, tiende a tomar la delantera, y empieza a tensar la correa. Este punto es muy importante en su educación, si queremos evitar que nos arrastre cuando sea adulto. Cada vez que el cachorro tensa la correa, y nosotros le seguimos, le estamos premiando por esa tensión. Con lo que cada vez tensará más. Cuando sea demasiado grande para que podamos andar a su paso, tirará con más fuerza para obligarnos a ir más rápido, y no podremos sujetarlo. Lo evitaremos desde el primer día. Cuando la correa se tense, hay que detenerse. Y esperar a que se relaje, bien porque se sienta, bien porque vuelve hacia nosotros. Seguir andando de nuevo, atentos a una nueva tensión. Y repetir. El mensaje que recibe es que tensar es “castigado” con no avanzar. Y que solo hay avance si la correa permanece floja. Así prevenimos un problema muy común y de difícil solución cuando el perro es adulto.

Otra cosa frecuente en los cachorros es la de saltar sobre la gente para saludar. Cuando son pequeños es gracioso y poco molesto, pero hay que valorar si tendrá gracia cuando pese 30 kilos o esté sucio de barro. Lo mejor es empezar a evitarlo desde el principio. Cuando salta, busca atención, si se la damos, reforzamos los saltos. Hay diversos modos de corregir esto, podemos probar a darle la espalda cada vez que salte, esperando a que se calme y tenga las 4 patas en el suelo, para premiarle en ese momento con caricias. O enseñarle a sentarse, y mandárselo cada vez que interaccionemos con él para que en algunas repeticiones, asimile que solo se le saludará si permanece sentado. Enfadarse a menudo solo contribuye a aumentar la excitación del cachorro, que saltará aun más intentando apaciguarnos. Si se pone especialmente pesado, es preferible ignorarlo completamente y dejarlo solo, volviendo con él cuando se haya calmado. Las caricias a un perro tranquilo fomentan el carácter tranquilo. Si se dan al perro ansioso, excitado, nervioso o asustado, acrecientan esos sentimientos.

A la hora de quedarse solo, hay que realizar algunos ejercicios para evitar problemas. El perro es un animal que lleva mal la soledad, especialmente algunas razas. Debe integrarse en un grupo familiar, del que depende para subsistir, y el permanecer horas sin compañía le supone un esfuerzo importante. Como es algo necesario, le acostumbraremos desde pequeño, dándole unas semanas de espera para que se haga a la casa y la familia, y empezando a dejarlo solo por espacio de minutos durante varios días, mejor si es después de un paseo, que esté cansado y prefiera dormir. Se irá alargando el período de soledad a una hora, dos… y así gradualmente, con el fin de que se haga a la idea de que permanecer solo es algo temporal y habitual, y que no debe preocuparse. Evitaremos los rituales de despedida que solo sirven para ponerle nervioso y anticipar la soledad (podemos marcharnos de casa sin decirle nada, no es una persona y no precisa de explicaciones sobre a dónde vamos y cuándo volveremos). Evitaremos dejarle solo sin que antes haya hecho ejercicio. Que no quede nada a su alcance que pueda romperse. Y de modo ideal, tendrá a mano algún juguete rellenable de comida que pueda mordisquear con seguridad y que le tenga entretenido.

Si en algún momento de su habituación ladra o llora al quedarse solo, y lo estamos oyendo, debemos esperar un poco a que se calme, y volver a entrar cuando esté en silencio, o potenciaremos el llanto como modo de lograr que volvamos a su lado. Podemos hacer los primeros ensayos en la propia casa, yendo de vez en cuanto a otras habitaciones y cerrando la puerta detrás nuestro, para que se acostumbre a ver puertas cerradas y a estar solo (aunque él esté en el pasillo y nosotros en la cocina, no será muy distinto de marcharse a la calle a sus ojos). Así prevenimos una excesiva dependencia que suele desembocar en ansiedad por separación, un problema de comportamiento habitual en el que el perro ladra durante horas, destroza mobiliario y a veces defeca y orina varias veces en casa (siendo adulto).

El ejercicio antes de quedarse tiempo solo es fundamental. A veces los destrozos y ladridos se deben tan solo a aburrimiento, pues el animal no camina y no tiene nada que hacer en casa durante todo el día, por lo que se entretiene como se le ocurre.

La inhibición del mordisco es el proceso en el que el cachorro aprende que sus dientes hacen daño, y debe controlar su fuerza durante los juegos para evitarlo. Es un aprendizaje fundamental, que evitará que en el futuro, si el perro muerde con otras intenciones, haga daño, al menos las primeras veces. Lo aprenden muy rápido jugando con otros perros, especialmente cachorros, pero es también importante que lo aprendan con personas, pues nuestra piel es más blanda y sensible, especialmente la de los niños. Hay que jugar con el cachorro, dejando que nos muerda, y estar atentos para lanzar una señal de dolor/parada en cuanto sintamos una leve molestia con la boca (no esperar a que haga daño, el perro irá regulando la fuerza según nuestras indicaciones, y las bocas blandas son aquellas que apenas rozan la piel cuando muerden). Según el cachorro, habrá que probar qué modo le detiene: quejarnos (no verbalmente, sino con un lamento de “cachorro herido”), sujetarle unos segundos el morro con la mano a modo de bozal (equivale al castigo materno), cerrar la mano alrededor de la mandíbula cuando esté dentro de su boca (ésto hace que automáticamente la abran), un soplido en la nariz, un toque brusco con los dedos en el cuello…… cualquier medida rápida y sencilla que corte el comportamiento (sin gritos, ni golpes, ni castigos o broncas… ). Y parar el juego un minuto, dándole la espalda o dejándole solo si es preciso. Para volver a empezar y repetir la secuencia. En unos días notaremos la diferencia.

De modo general, nunca prestaremos atención o premiaremos con caricias, alabanzas, comida, juego…. cualquier conducta que resulte molesta (pensar siempre en lo que esperamos del adulto, para empezar a hacerlo con el cachorro) o extrema: ansiedad, miedos, excitación, ruidos, saltos, etc. Cada vez que el perro logra nuestro interés con alguno de estos comportamientos, lo reforzamos, y facilitamos que en el futuro se haga más intenso. Hacer lo contrario, prestarle atención o premiarle de diversos modos cuando se muestre tranquilo, sumiso, atento, relajado, incluso cuando no hace nada de particular, potencia que al crecer se vuelva un animal sosegado y apacible.

Es una información cedida por Irene Pérez - Clinica Veterinaria Pisueña

www.elsilencioblanco.info 

CALENDARIOS SOLIDARIOS 2017 Para pagar medicinas, veterinarios, alimentación, instalaciones... Entra en la pestaña de "Concursos y campañas" con los puntos de distribución o pídelos a infopatas@hotmail.com. Son monisimos ¡¡


Grupo Teaming
Si te haces teamer aqui sólo aportaras un euro al mes, un pequeñísimo gasto para ti pero que salva vidas. Si tuvieramos 600 teamers ya tendríamos para pagar el pienso todos los meses
Teaming

Tenemos otro grupo de teamers especial abueletes, puedes unirte a cualquiera de los dos o a los dos si lo que quieres es aportar dos euros al mes:
Teaming

Donaciones bancarias
Necesitamos tu ayuda para continuar
Liberbank (Caja Cantabria)
ES92 2048 2074 52 3400093933


Donaciones por paypal



Hazte socio o padrino
Por poquito dinero ayudas a muchos.
Rellena el cupón y mandanosle por correo o email

Ampliar para descargar


Compras solidarias


Operación Kilo
Tenemos huchas repartidas por numerosos establecimientos


Síguenos en las redes sociales
Las noticias, eventos.. las publicamos diariamente en nuestro facebook. Únete para estar informad@
Facebook Twitter

Teléfono: 646118737 * Email: infopatas@hotmail.com * Aptdo 2327 39080 Santander
Centro autorizado de recogida y adopción de animales domésticos.
Asociación declarada Asociación de Protección y Defensa de los Animales y Entidad Colaboradora de la Consejería de Ganadería del Gobierno de Cantabria.
Núcleo zoológico nº 7392

CIF: G-39611587